Friday, December 05, 2008

¡¡¿POR QUE CARAJO TIENEN QUE HACER ESTO EN PUBLICO?!!

Fui ayer al banco. Tenía que hacer una diligencia que a ustedes mojones no les importa un carajo. En fin. Saqué mi ticket y me senté a esperar mi turno, mientras veía esos videos de retardados dándose golpes. Videos recontra divertidos. Bebés chancándose la cabeza contra una puerta, un gato volando por los aires, al ser lanzado desde un tercer piso, un viejo recibiendo un pelotazo en las bolas. El súmmum de la comicidad gringa en videos de veinte segundos cada uno, todos de verdaderos imbéciles siendo humillados para la posteridad. Hasta aquí las cosas transcurrían con total normalidad: ya estaba sentado por más de cuarenta minutos esperando y la puta cajera seguía hablando por teléfono con su cheroca, el cajero maricón de más allá seguía contando y recontando en voz alta los billetes de un pendejo, dándole tiempo al "marca" que estaba al lado para que chequee bien cuanto sería el botín. O sea, todo lo que ocurre normalmente en un banco. Pero, de repente, sentí un hedor insoportable, algo que jamás había olido.

Volteé, buscando de donde venía la hedionda emanación y me topé con el espectáculo más repugnante que he presenciado jamás. No mierdas, no estaba Sandra Muente cerca. Lo que había, era una retardada que no se le ocurrió mejor cosa que cambiarle el mugroso pañal al montón de pestilencia que cualquiera de ustedes, descerebrados, llamarían bebe. El hedor en este punto era insoportable y la abnegada señora seguía en lo suyo como si no hubiese más gente en los alrededores. El almuerzo se me regresó, la arcada que sentía hizo que vomite hasta por la nariz. ¿Cuál fué la reacción de la mente mas lucida sobre la faz de la Tierra? Vuestro Dios (YO), procedió a pedirle de la manera más amable a la dama en cuestión, algo mas o menos como sigue:

-Esteee, ¡¡¡¡¿PUEDES DEJAR DE HACER ESO, MIERDA?!!!! ¡¡¡¡¡SI QUIERES CAMBIARLE EL PUTO PAÑAL A TU PRODUCTOR DE CACA, LÁRGATE A TU CASA, MIERDA!!!!!- dije yo.

-¡Seguridad!- dijo ella.

Vino de inmediato el guachimán, quien finalmente también es hombre y me dio la razón. Le pidió, asqueado que, por favor, termine y no vuelva a hacerlo. Renegando por mi mala suerte, dije ya que chu, al menos ya pasó lo peor. Error. Lo peor estaba por llegar.

Mientras tanto, había pasado ya una hora esperando mi turno en ese lugar de mierda. Me encontraba al borde de la meningitis, pues por la bronca y la exposición a la materia fecal del mocoso de ídem, me causó una fiebre del carajo. Volteo, para volver a lanzarle una mirada asesina a la mugrosa esa y a su mugroso crío, y casi quedo ciego. ¡LA HIJA DE LAS MIL PUTAS ESTABA DÁNDOLE DE LACTAR AL PAÑAL AMBULANTE! ¡MIERDA MIS OJOS! Que espantosa visión. Ver a una mujer dándole la teta a su engendro es más dantesco que cualquier alucinación de mi tío Juan. Ni a John Waters se le ocurriría algo tan asqueroso. Mis ojos supuraron por espacio de diez minutos. Con la visión borrosa, pude notar la asquerosa aureola gigante donde se enterraba la cara del mojón que lactaba como desesperado. Era horrible. Parecía una hamburguesa inmensa en donde se posaba el rostro del engendro de Satán. A partir de ahora, cada vez que vaya al Bembos, voy a sufrir convulsiones. ¡¡¡¡¡¡¿Por qué carajo, las mujeres de mierda creen que tienen derecho a destruir el apetito de cualquiera, mostrando semejantes espectáculos?!!!!! ¡¡¡¡¡¿Quién chicha les dijo que darle de tragar a sus crías es una exhibición de ternura o que la gente tiene que sentirse conmovida ante tales hechos?!!!! ¡¡¡¡¡NO MIERDAS, NO!!!!! La teta venosa y chorreante de leche de una gorda, hinchada y cachetona, no es para absolutamente nada algo agradable a la vista. ¡Es la mierda más asquerosa que puede haber!

Ahora no me vengan, afeminados hipocondríacos, con argumentos sobre la belleza de la maternidad, la lactancia y toda esa mierda. Cambiar un maloliente pañal o peor aun, exhibir una asquerosa teta hinchada con venas saltantes, no tienen nada de bello ni de estético. Tampoco acepto el argumento que seguro más de un mariconcito de ustedes que entran a mi blog estará pensando. "Puta weón, pero esos casos son una necesidad, weón. Un bebe necesita comer, etc. weón, XD". ¿En serio, mojón de mierda? Pues que pensarían sí, por ejemplo, tengo las necesidades de:

a) Cagar. ¿Tengo derecho a bajarme los pantalones en un lugar público y meterme un cague en algún tacho, por ejemplo? ¿Verdad que no? Lo más probable es que termine detenido y/o perdiendo mi tiempo pateándole el culo al guachimán o al tombo que ose detener mi plácida deposición.

b) No me da la puta gana de poner otro ejemplo, mierdas.

"Ay que vulgar eres, weón, XD". Pues más vulgar es lo que hacen las mujeres de mierda que por ser madres, creen que tienen licencia para cagarme el día y el almuerzo. Nada es sagrado. Todas las mujeres pueden irse a la verga.

2 comments:

pajerazo said...

jejejeje No caguen el almuerzo al tio!!
Pero weon, el rico cague no agunta y menos la de un bebe. Pero la webada es que en los bancos no hay baños!!!
¿Por que "señorita kine" no fuiste al gerente y gran putearlo de que haya un baño para los clientes?

fast gold said...

Tranquilo pe, acaso carajo tu no fuiste aborto, digo bebe alguna vez, jaja otros wones seguro y se quejaban de tu viejis cuando hacia lo mismo, aunque a decir verdad no se tu edad cumpa, pero seguro tu viejis es de la misma promo que la mia, osea del pañal de tela, pobres nuestars viejas aparte de cargarnos cargaban los putos pañales de tela mas los sucios a todos lados, no como las hijas de puta de ahora que son unas ociosas de mierda de sacar y tirar, y aun asi joden a todo el mundo.

saludos